fbpx
Saltar al contenido

Mujeres ucranianas en la guerra

Los conflictos armados tienden a poner en evidencia las debilidades económicas, políticas y sociales de los países. En lo social, se ha constatado que las desigualdades entre colectivos se agudizan y que las personas especialmente vulnerables son las primeras perjudicadas y las que mayor riesgo corren. Tal es el caso de las mujeres. Histórica y mundialmente invisibilizadas y relegadas a una posición de inferioridad respecto del hombre suelen ser perjudicadas por partida doble en los contextos bélicos, por las consecuencias propias del conflicto (migraciones, crímenes de guerra o vulneraciones de derechos fundamentales) y por la discriminación y desigualdad, que se agrava en situación de guerra.

La esclavitud sexual, las violaciones sistemáticas, las esterilizaciones, matrimonios y embarazos forzosos, los abusos sexuales, el tráfico y trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, las mutilaciones genitales femeninas y todas las demás formas de violencia sexual y reproductiva se han constituido como un método eficiente en las guerras modernas. Se configuran como elementos de una campaña de terror articulada por militares, policías y civiles con el objetivo de implantar el miedo, destruir generaciones y destruir el tejido de la sociedad, siendo las mujeres y las niñas las principales víctimas. En los conflictos, el cuerpo de la mujer es considerado como territorio de conquista y el agresor ostenta el poder de dominar y ejercer violencia en su propio beneficio.

La guerra de niñas y mujeres en Ucrania

Agencias de Naciones Unidas también han denunciado estos hechos y ya hablan de un «creciente número de informes de violencia sexual» en Ucrania.

❤️ Mujeres ucranianas en la guerra 1

El director de Programas de Emergencia de Unicef, Manuel Fontaine, ha expresado especial preocupación por los menores que han tenido que salir de zonas de combates sin sus familias y que se enfrentan a un alto riesgo de «violencia, abuso, explotación o a ser víctima de tráfico».

Mujeres y paz

En definitiva, sabemos que las mujeres son esenciales para la paz, y que ningún tipo de paz puede existir de manera significativa sin ellas. La participación de las mujeres en la resolución de conflictos, como negociadoras o mediadoras, hace que los acuerdos de paz sean más duraderos. De hecho, cuando las mujeres participan plenamente en procesos de paz, es un 20% más probable que los acuerdos duren al menos dos años y un 35% más probable que duren 15 años. Distintas investigaciones también muestran que las mujeres, más que cualquier otro grupo, han organizado y realizado campañas de acción masiva a favor de acuerdos de paz, presionando a las partes involucradas para que inicien negociaciones y firmen acuerdos. Como dijo la embajadora de Canadá para la Paz y la Seguridad de las Mujeres, Jacqueline O’Neill, durante su visita a Kiev en diciembre de 2021, «una paz y una seguridad fuertes y duraderas dependen del liderazgo y la plena participación de las mujeres en todos los sectores de la sociedad».

Es por eso que Canadá y otros países, incluida España, ha comenzado a desarrollar y abogar con fuerza por una «política exterior feminista». Canadá reconoce que fomentar sociedades abiertas e inclusivas basadas en derechos, donde todas las personas, independientemente de su género, puedan beneficiarse plenamente de una participación equitativa en la vida económica, política, social y cultural, es la manera más eficaz de construir un mundo más seguro y próspero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *